ETA después de ETA: el posterrorismo y la batalla del relato

Nota de prensa

Pamplona, 7 de Febrero 2020.

ETA puede dejar de matar, pero eso no desactiva a las organizaciones y estructuras creadas para dar apoyo y justificar sus acciones. La banda ha dejado las armas pero su gente no ha dejado atrás ni los objetivos ni los métodos totalitarios, ni el empeño por justificarlos con un relato que sólo en los últimos años está teniendo una respuesta significativa por parte de la sociedad democrática.

Ponencia completa.

Esto es lo que María Jiménez, doctora en comunicación, directora del Observatorio Internacional de Estudios sobre Terrorismo y autora o coautora de varios de los trabajos más señalados sobre ETA y sus víctimas, ha explicado este jueves en la última charla de la Asociación Pompaelo en Pamplona.

Ante un público que desbordó las previsiones de los organizadores e incluía concejales y exconcejales de toda Navarra, así como parlamentarios forales y representantes de distintas organizaciones cívicas, la ponente explicó los mecanismos con los que se libra la “batalla del relato” entre tres bandos: el de la izquierda nacionalista radical (que apela a la batalla étnica entre vascos y españoles, la resistencia antifranquista y los abusos policiales para justificar el terrorismo), el de los equidistantes (que pretenden pasar página sin atribuir ni asumir culpas y hablan de un “conflicto” entre dos bandos que se deben reconciliar) y el las víctimas (que recuerda que una banda terrorista agredió a una parte de la sociedad, principalmente durante la democracia, y siempre con intención de imponer una ideología totalitaria).

Este proceso de olvido de los hechos y de su intencionalidad política, pilotado desde las instituciones por los partidos nacionalistas desde hace años, es lo que permite que hoy haya personas en las instituciones “no ‘a pesar de’ haber sido parte de ETA, sino ‘gracias a’ haber sido parte de ETA”. Es lo que permite a Otegui decir que los valores que defiende desde hace 40 años son hoy los de toda la sociedad. Es algo completamente diferente de lo que sucedió tras la derrota de bandas terroristas en Italia o Francia, por ejemplo, donde sus miembros fueron expulsados del debate político por sus actos.

Es un proceso que se apoya no sólo en la conveniencia de los etarras y sus apoyos, sino en la de los que eligieron tolerar a los violentos. Los que pese a todo les consideraron “de los nuestros” durante años. “Lo que está en el origen de los peores crímenes de la humanidad es la indiferencia”, citó María Jiménez en referencia a los que miraron para otro lado ante los crímenes perpetrados en su nombre, y aún hoy disculpan actitudes como las que han llevado a dos ataques a la Guardia Civil en Navarra en una semana (piquetes nacionalistas en La Morea, y los de siempre en Alsasua).

Estas actitudes beben del relato que se transmite, en muchas casas y en las calles de muchos pueblos, mediante homenajes públicos a asesinos y escarnios a sus víctimas, y gracias a un sistema educativo que ha olvidado contar un capítulo clave de nuestra historia reciente, uno que aún marca a fuego nuestra convivencia.

La doctora Jiménez ha señalado que si bien el entorno de ETA ha producido constantemente materiales culturales en favor de sus actos, hay que esperar más de 20 años para ver el comienzo de la respuesta, y no es hasta después de que ETA deje de matar que realmente empieza a generarse una contestación, en forma de libros, documentales o series de televisión. Una contestación muy necesaria porque la versión radical ha calado en la cultura popular, ayudada por la falta de contraste y el silencio educativo.

No se trata, en resumen, de mirar al pasado. Se trata del presente y del futuro. Se trata de evitar la radicalización de los jóvenes de hoy, y de cortar la justificación del totalitarismo para que deje de ejercerse. Se trata de proteger la igualdad y la libertad de todos, piensen lo que piensen y vivan donde vivan, frente a los que se creen con derecho a imponer su punto de vista.

Acerca de Pompaelo: La Asociación Cultural y Peña Sanferminera Pompaelo (  https://pompaelo.org ) es una asociación apartidista formada recientemente por personas de muy distintas sensibilidades políticas, unidas para promover lahistoria y la cultura de Navarra, y los valores de igualdad y libertad.

La asociación celebrará su próximo acto con Pedro Ladrón de Guevara el día 13 de Febrero.

Acerca de María Jiménez: María Jiménez es  doctora en Comunicación por la Universidad de Navarra, ex directora de comunicación del Colectivo de Víctimas del Terrorismo (COVITE), responsable del Observatorio Internacional de Estudios sobre Terrorismo (OIET) y coautora del proyecto Relatos de plomo. Historia del terrorismo en Navarra así como de Pardines. Cuando ETA empezó a matar (2018). También ha escrito Víctimas contra el terrorismo. COVITE, veinte años de historia y participado en Heridos y Olvidados (2019). Recibió el Premio Antonio Beristain de investigación victimológica en 2016. Su investigación sobre los paralelismos entre el posterrorismo del IRA y de ETA abre caminos para entender lo que está pasando en España.

El video del evento estará disponible en las próximas horas en  el canal de YouTube de la asociación (el sonido mejora mucho pasados los primeros minutos). https://youtu.be/CKzpK5Npcxg

Para cualquier información adicional, o para solicitar entrevistas con los ponentes de los eventos, por favor contactadnos en pompaelocultural@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies