Iñaki Arteta: el País Vasco «es un país muerto con el armario lleno de cadáveres».

Iñaki Arteta presenta “Bajo el Silencio” este sábado en Pamplona, y el lunes 9 compartió una tertulia online con los socios de Pompaelo. El fotógrafo y cineasta ha repasado con nosotros no sólo el contenido del documental sino la situación del País Vasco y Navarra. Una situación que no invita a ser optimistas.

Arteta ha señalado que la mayor parte del País Vasco vive bajo un “totalismo” en el que se asumen como verdades inmutables los pilares de las políticas nacionalistas, como su visión de la historia o la inmersión lingüística. “Nadie va a cuestionar nada del nacionalismo”. Pocos se escandalizan de tesis como las del cura de Lemona, abiertamente apologéticas. “Lo que dice el cura es propio de un nacionalista. De un nacionalista moderado”. A los ex terroristas hay que dejarles en paz.

Aunque eso signifique seguir permitiendo que tantas poblaciones, también en el norte de Navarra (y progresivamente más cerca de Pamplona) vivan envueltas e un clima político opresivo y discriminatorio, amparado por autoridades municipales de la izquierda nacionalista vasca y sus aliados. Aunque la Universidad Pública del País Vasco sea territorio comanche, donde intentar fundar una asociación constitucionalista, hoy, te consigue una nariz rota sin que se condene a nadie. Aunque los homenajes a etarras sigan siendo tratados como libertad de expresión en pintadas y carteles en espacios y edificios públicos.

El resultado de tanto silencio es que el País Vasco es “un país muerto con el armario lleno de cadáveres”, al que nadie va de vacaciones y del que se quiere ir más de una cuarta parte de los jóvenes. Un lugar sostenido con la financiación del resto de España en unos niveles de servicios suficientes para comprar el silencio de la población.

«Bajo el silencio»

El documental refleja no sólo las historias sino también los silencios de muchos implicados en la historia de ETA y de la violencia que le ha seguido. El cineasta consigue que ex etarras, apologetas, familiares, se expresen con una franqueza pocas veces vista, pero que tiene su límite. Llegan a un punto y se ven incapaces de seguir hablando, de poner en peligro su concepción del mundo exponiéndola a quienes no la comparten. Al fin y al cabo, “las fantasías de los etarras les permiten seguir viviendo”.

La historia ha sido silenciada. Unos callan por miedo o por ausencia, y otros por elección. Los documentales e historias de estos años han conseguido al menos que algunos descubran lo que pasó y se sorprendan (“¿Dónde estaban mirando?”, se pregunta Arteta en la tertulia). Pero no son suficientes para contrarrestar una política educativa decidida y eficaz de erradicación del pasado y justificación de la violencia etarra. La verdad se sabe, y se sabrá, pero la sociedad no la asumirá tan pronto. Por lo menos “nosotros no lo veremos”.

Una película sobre la realidad y el pasado que nos pone frente a muchos monstruos que intentan no parecerlo para vivir entre nosotros, pero sin arrepentirse de sus actos. Y muchos que eligen seguirles la corriente. Una película “para adultos”, como la calificó Savater. Que podrá verse en Pamplona, en el Planetario, este sábado a las 17,30 gracias a la Asociación por la Tolerancia y a la Fundación Víctimas del Terorrismo. No se la pierdan.

La grabación de la tertulia está disponible en nuestro canal de YouTube, y próximamente en nuestro (resucitado) podcast. Para que la escuches donde quieras.

La próxima tertulia de Pompaelo será este jueves con Jaime Mayor Oreja, si no hay nuevos imprevistos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies